¿Y los gobernadores apá?

Vuelan acusaciones de aquí para allá, pero los verdaderos culpables ni asoman la cabeza. Hay estados donde la criminalidad no solo no baja, tiende a subir. Los gobernadores no hacen, desde nunca su tarea. Las policías están plagadas de corrupción y de criminales. Se sabe y no se hace nada. Ellos felices mientras sus esbirros pagados con dinero público, esos que se hacen llamar medios de comunicación, solo golpean al presidente.

Deja un comentario