Nuestra negra felicidad

La deuda externa es un fantasma que nos ha perseguido no sólo a México sino a toda América Latina