Ser crítico

Es muy difícil ser crítico. Ver los errores y las fallas desde una óptica que nos permitan analizar si las cosas van bien o no, es casi un reto. Se puede criticar, siempre y cuando la crítica sea constructiva y se den alternativas reales y concretas para evitar cualquier pifia. Aun así, nada asegura que la alternativa sea mejor que la ruta original. Pero hacer eso ante el ambiente de crispación lo hace mucho más complicado. En lugar de criticar o aplaudir al gobierno de la 4T, nos hemos dedicado a defender a capa y espada el proyecto, pues la reacción, que no oposición, llena de mentiras, tergiversaciones y paparruchas el ambiente. Obvio que ello genera más encono y promueve el sectarismo. En estas condiciones ser crítico veraz e informado es muy complicado, pero tendremos que aprender a serlo o nuestro gobierno terminará en fracaso.

Deja un comentario