Seguimos haciendo historia

Vemos en cada rincón por el que pasa la 4T que ningún lugar se salvó de la rapiña y la corrupción. Cualquier lugar donde hubiera dinero fue trastocado por esa inagotable fuente de perversión, el prian. Pero como en todo, existen buenos, muy buenos. El ministro Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, no solo desnudó, sino que pintó de cuerpo entero a quien, según sus propias fantasías, fue el mejor presidente de la historia de nuestro país, el comandante borolas, menos conocido como Felipe del Sagrado Corazón de Jesús Calderón Hinojosa. Lo peor, no fue la acusación en sí, aquella en la cual quedó evidenciado como lo que hoy critica, más bien ha sido su ridícula defensa del espuriato, cosa normal en México desde Salinas, con ninguna autocrítica o razonamiento. Viene lo mejor, pues es ahora su sexenio el que está en exámen y muy pronto le tocará ser prófugo de la justicia.

Deja un comentario