Renuncia hacendaria

La renuncia del secretario de hacienda, si bien fue en un pésimo momento, fue absorbida de inmediato por los mercados. Como cada cosa que sucede con el actual gobierno, cada pequeño acontecimiento, cada pequeña fisura o resbalón es aumentado al infinito y, vaya, como de costumbre se quedaron con su palmo de narices, pues nada pasó ni pasará. Parece ser que se fue alguien que a pesar de sus grandes credenciales no tenía la capacidad de ver los otros datos. Ni modo. Esto pasa en todo gobierno. El personal está un día y al otro se fue. Mientras el barco de la 4T esté a flote, no pasa nada, ni pasará, solamente un cambio de rumbo en las políticas socioecnómicas y los desastres, bueno, esos se los dejamos a los pasados 36 años en los cuales hubo verdaderos desastres económicos que hoy parecen cosa de un pasado muy lejano para la actual oposición.

Deja un comentario