Redistribución, no regalo

Según muchos se está regalando el dinero. Las becas, los apoyos a los más pobres son inútiles, porque, dicen, ellos no saben qué hacer con el dinero. Lo usarán para drogarse o algo peor. Por principio de cuentas no entiende, como nunca lo han hecho, de qué se trata. El dinero, para empezar no lo es todo. Los humanos, las personas, son lo importante. Así como no existen los ninis, porque en realidad eran nonos, no hay escuelas, no hay trabajos, también es cierto que las oportunidades deben ser justas y equitativas. Lo que sucede hoy día, muy a pesar de algunos, es una redistribución de la riqueza. Los que menos tienen al fin pueden contar con algo. No son clientela política, como expresan unos cuantos. Más bien, nunca habían llegado a sus manos todos los supuestos programas sociales implementados en la era neoliberal. Así que, con gusto pago mis impuestos porque hoy sí sé donde están.

Deja un comentario