Quién podrá defenderlos

Para salir del paso, varios gobernadores, viéndose acosados por la prensa en algún caso de violación de derechos humanos terminan respondiendo: los derechos humanos son para los humanos derechos. Aquí caben miles de preguntas, pero la principal debería ser ¿cuántos encarcelados, vejados y torturados eran inocentes, a alguno se le comprobó su culpabilidad? A menos que hayan atrapado al infractor, al delincuente infraganti realmente pocos son los que purgan condenas por ser culpables. Cuando salió a la luz un video en el cual se apreciaba la tortura a la que fue sometido un supuesto inculpado por el caso de los desaparecidos en Iguala, los 43 estudiantes de Ayotzinapa, también quedó claro que la institución que debería servir para que no se violen los derechos, simplemente es parte de lo mismo. Y, ahora, ¿quien nos defiende?

Deja un comentario