Parodiando a Jesús Martínez “Palillo”

Don Jesús Martínez Rentería, popularmente conocido como “Palillo”, nació en Guadalajara, Jalisco, en 1913, y murió en la Ciudad de México, en 1994. Fue un cómico especialista en la sátira política, inventó un modo de hablar mordaz, su delgadez provocó que le pusieran su apodo.

Sin duda, fue un promotor incansable del teatro en las carpas, en los años cuarenta, cincuenta, y sesentas. En la ciudad de México, debutó en el Teatro Colonial, pasó grandes temporadas en la Carpa México, en teatros como el Iris, a lado de Tongolele. Se convirtió en el portavoz de los sentimientos del pueblo, que le significó ir a la cárcel muchas veces por órdenes del “Regente de Hierro” Ernesto P. Uruchurto, y traer en la bolsa un amparo.

Aprovechando los días que vivimos de la Cuarta Transformación, nos atrevemos a hacer una parodia de lo que queremos suponer “Palillo” hubiera dicho en sus actuaciones (sketchs) de los sabrosos temas que nos ofrece la 4 T: desarrollar el lenguaje humorístico de las inconformidades que el gran cómico interpretaba del pueblo de abajo.

El Huachicol:

El viernes 18 de enero de 2019, pobladores de Tlahuelilpan, Hidalgo, fueron a “ordeñar” el ducto que transportaba combustible, acción que produjo una tremenda explosión, que dejó un saldo de más de 200 muertos.

PALILLO:

“Méndigos chupeteadores, desde Díaz Serrano hasta Lozoya vendedor de chatarra a precio de oro, oceanográficos timadores, pornográficos lex es lex, hijos de su Pemex, chupadores de alcohol aguarrás, tranzas sindicalistas con Deschamps y su pandilla, ordeñadores, mamadores del ducto de Tlahuelilpan, inconscientes que desperdiciaron sus miserables vidas. Huachicoleros, gasolinoadictos, envenenadores, adúlteros, desgraciados, acribilladores de la economía nacional, al fin que el petróleo es de la nación, desnacionalizada y privatizada, méndigos saqueadores, no la chinguen cavernícolas, pinche tragicomedia, malditos desgraciados, calderónicos, foxistarados, peñapútridos, vendepatrias, hijos de su televisa madre, podridos, manguerofílicos de ocho pulgadas, clandestínicos, cínicos y rateros, se pasan, lex es lex, hijos de su Pemex.

El Aeropuerto de Texcoco.

En el año de 2014, el gobierno de Enrique Peña Nieto, decidió la construcción de un Nuevo Aeropuerto Internacional de México en Texcoco, que en su primera fase costó 195 mil millones de pesos. El nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador, realizó una consulta pública para conocer la opinión de la gente, si estaba a favor de la continuación de las obras del Aeropuerto de Texcoco, o se debería cancelar. La consulta arrojó como resultado, que la inmensa mayoría de los consultados votaron por la cancelación.

PALILLO:

“Honorable Congreso de la Unión. Sálvese el que pueda”, me dirijo a los pulpos chupeteadores, que se la pelaron con el Aeropuerto Internacional de México en Texcoco, para decirles que lo dicho por el Preciso, que fue una bendición cancelar el aeropuerto de Texcoco, es la pura neta méndigos acaparadores, especuladores, desgraciados, que soñaron con tener un aeropuerto para sus pútridos negocios con los cuates del copete viajador disfrazado de falso hippie. Iba, iiiiba a haber un aeropuerto, en un lago que ya no existe, se la pelaron, iban, iiiiban a ganar harta feria los malditos, desgraciados, perversos, en el bisnes, pero se la pelaron perjuros. Asaltantes voladores, pilotos de avión, trasatlánticos, aeroplanos que aterrizan en las cajas fuertes de Slímico telefónico y el cuñado de Carlos Sabías Gorgorear, hijos de su recontrapelona mal nacidos, saqueadores archipiélagos, cafiespirónomicos, asaltantes de líneas de avión, le echaron mucha Fibra E, de 900 melones que le dieron al contratista. Ojalá vuelva a haber un lago en Texcoco, el lago Nabor Carrillo…Cuál Nabor? Nabor el de Texcoco. La única manera de llegar al Aeropuerto sería por avión. Si tendrían que subir la cuota, mejor súbeme a tu hermana. Cancelar el aeropuerto, quieres que te lo diga en orden alfabético o en orden cronológico: se la pelaron desgraciados, hijos de perra, arriba las chivas.”

Donald Trump.

Invierte en negocios inmobiliarios, casas de juegos, concursos de belleza, campos de golf y programas de televisión. Ha iniciado su campaña por la reelección a la presidencia, meta que parece tener a la mano, para desgracia de los mexicanos. El gobierno de México el 31 de mayo de 2019, ante la ola de inmigrantes que entran a suelo patrio para dirigirse a los Estados Unidos, en busca de la esperanza americana, aceptó las condiciones impuestas por Trump, para no aumentar los aranceles, a cambio de parar a los inmigrantes centroamericanos.

PALILLO:

“Maldito desgraciado, trumpudo anaranjado, méndigo pulpo chupeteador twitero, golfo, golfista, golfero, si nos vas a subir los aranceles mejor súbeme a tu hermana y la ponemos a talonear en hooliwood, porque a mí no me vas a apantallar con tus marines, malditos desgraciados, perversos, pútridos méndigos envenenadores, ahí les va toda la grifa para que se queden pendejos y se metan los pelambres anaranjados del trumpudo por la cola y hagan gárgaras con lo que les sobre. Méndigo renacuajo, me das asco, te lo pellizco y te la rasco, maldito desgraciado, pérjuro, ahí te va Bernie, y no abras las nalgas, permita dios que le meta un paraguas y se lo abra adentro. Cuál casa blanca, será la casa de mierda anaranjada ¡No te rajes Palillo!”

La Rifa.

El gobierno de Calderón compró un avión Boeing 787 Dreamliner que cuesta 2, 400 millones de pesos que heredó a Peña Nieto, que heredó a Andrés Manuel López Obrador y que se rifa.

PALILLO:

“Méndigos, pulpos chupeteadores, ahí les va el secretario general de la confederación nacional del pesimismo, esta rifa si es un caso para la araña patona, pos conque van a rifar el avión que compró el comandante Borolas, calderónico, no confundir con mi compadre Borolas que me acompañaba en el Margo, quién le va a entrar a la rifa, si para comprar un kilo de tortillas es necesario tener una credencial del Inapan, malditos cafiespironómicos, perversos, pútridos, con el avioncito paseaban a las gaviotas, y ahora no hay conqué echarlo a volar, ni con un par de mulas aparejadas, que se andan paseando después de que apachurraron la economía. No pos no mameyes en tiempos pornográficos, gachos, lex es lex, hijos de su Pemex, la rifa del avión que no se rifa, el avión que no vuela, qué pachanga, unos disfrazados de borregos y otros de gueyes, pero ahí vamos todos méndiga politiquería, unos rifando aviones y otros sin un méndigo peso para el camión, de lo raquítico a lo ridículo, y si me lo saco, no se asusten, en dónde lo pongo, en el garaje de mi casa apenas entra, no se asusten, la carreta con la que ando en la pepena. No señor Presidente, después van a andar rifando el desierto de Sonora, claro sin arena. Cachito, cachito, cachito mío, pedazo de avión que me tocó.”

Mata bacha:
¿Quién despertó al coronavirus?
Un escupitajo del diablo.

Luis Martínez Gallardo

 

 

Foto: Twitter

Deja un comentario