Ni perdón ni olvido

Sucede que se dió a conocer una supuesta misiva que Andrés Manuel López Obrador, presidente de los Estados Unidos Mexicanos, envió al rey español Felipe VI. En lo que conocemos de la carta, lo más importante es que se pide una disculpa del reino por los atropellos cometidos durante la colonia. Nada mejor para encender los ánimos nacionalistas. Tampoco nada mejor para sacar a relucir la conquista cultural y social que sigue latente en muchas mentes. Nomás de ver que algunos le rinden pleitesía a un rey extranjero es para preocuparse. Hay algunos que deben pedir perdón, pero a México entero y regresar todo lo robado.

No sé trata de reeditar el quinto capítulo del laberinto de la soledad. Nada parecido. Se pide una disculpa y punto.

Pasó hace tanto que para qué

Lo cierto es que los pueblos originarios del mundo, merecen, no es para menos, una disculpa. Tal vez se pueda ver como cosa menor, pero no lo es. Hubo masacres por propia mano o derivadas de las enfermedades importadas por los países coloniales. Se puede hablar, también, de las condiciones a las que fueron sometidos los pueblos originarios. La esclavitud y las castas sociales, por citar un par de ejemplos, llegaron hasta bien entrado el siglo XX en América. El maltrato, la indiferencia y el racismo nos siguen acompañando hoy día.

Aquí siguen

Algunos comentan que ya no es necesario. Hay que pasar la página y ya. A otra cosa. No. Es el mismo discurso embozado de la oposición. Cuando se enumeran los yerros del pasado, se recurre a la simpleza de prohibir que se hable de ello. Dicen: “el nuevo gobierno solo se la pasa culpando de todo al pasado…”. Obviamente, lo que requieren es que este gobierno se ocupe de arreglar todo lo que dejaron mal. No nacimos ayer y somos producto de nuestra historia personal. Lo mismo en el gobierno.

Tampoco hay que caer en la desazón. El gobierno español, supuestamente, ya dijo que no ofrecerá disculpas. Sabremos mañana, como eufemismo, qué acciones tomará el gobierno mexicano. Por supuesto que seguirán las relaciones. Claro que se reconocerá al gobierno y la monarquía allende el mar. Pero algo pasará.

Debemos estar atentos. Hay algo ulterior que no podemos ver. En política la forma es fondo y hay, hasta ahora, dos supuestas pifias del gobierno de la 4T. Por un lado la reunión con Kushner y ahora ésta. No se debe perder de vista que AMLO es un viejo lobo de mar y en algún punto esas dizque fallas se convertirán en éxitos. La apuesta internacional ya se hizo y los dados están girando. Caerán donde deban caer y ahí estará la ganancia. Pero para los pueblos originarios ni perdón, ni olvido.

Un comentario Añadir valoración

  1. Eugenio Franco dice:

    QUÉ PENA AMIGO, PERO EN ESTE TEMA HAY ALGUNAS OBSERVACIONES.
    QUIEN CONQUISTÓ MÉXICO FUE UN CONJUNTO DE FORAJIDOS DE LA PENÍNSULA IBÉRICA, QUE AÚN NO SE LLAMABA ESPAÑA.
    HERNÁN CORTÉS ACTUÓ POR CUENTA PROPIA
    LOS REYES CATÓLICOS ERAN DE CASTILLA Y ARAGÓN
    LA TIERRA CONQUISTADA NO ERA MÉXICO
    LOS INDÍGENAS DE OTRAS TRIBUS APOYARON AL INVASOR CONTRA LOS MEXICAS
    CON ESOS DATOS, ¿PROCEDE QUE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS EXIJA QUE LOS REYES DE ESPAÑA PIDAN PERDÓN?
    YO CREO QUE NO.

Deja un comentario