Los próximos sentenciados

Cuando las piezas comienzan a caer y la ansiada justicia se ve al alcance de la mano, no falta quien salga a decir algunas fantasías. Muchos quisiéramos ver correr sangre. Miles de corruptos en las cárceles. Asesinos por acción u omisión pagando durante años por sus crímenes. Limpieza absoluta de un estado que nunca se preocupó por el bienestar de las personas, solo del dinero y solo para unos cuantos. Ah, ¡cómo quisiéramos verlo! Por desgracia se les acusa de corruptos y hay que probarlo más allá de cualquier duda, pues todo lo tenemos en contra. Los próximos sentenciados darán la primera luz o apagarán la esperanza y la sed de justicia.

Deja un comentario