Las batallas en el desierto energético

Los senadores de oposición, empeñados en oponerse al cambio, sea como sea, han dado la oportunidad a los mexicanos de conocer el verdadero trasfondo de lo que sucedía en la Comisión Reguladora de Energía, mejor conocida como CRE. Las ternas fueron rechazadas y en algún sector quedó la impresión de que ninguno de los enviados era apto para el cargo. Nada más alejado de la verdad. Baste con hacer un breve recuento de los currículums de quienes salen y de quienes entran para ver lo obvio. Todos y cada uno de los doce propuestos tienen tanta o más experiencia en el ramo como aquellos que dejaron los puestos.

Pero el problema va más allá. En estos días, varios senadores de oposición pretenden ampararse en contra de los nombramientos de los nuevos comisionados. Risible la postura, ciertamente. Habrá que aclarar que la ley es muy estricta en el caso que nos ocupa. Es decir, la ley tiene un procedimiento claro para el caso de que el senado rechace las ternas propuestas por el ejecutivo. A saber, cuando se rechazan las ternas, es facultad del ejecutivo nombrar a quien él decida. Contra qué se amparan los senadores, pues a la ley que ellos mismos aprobaron cuando los nombramientos se hacían por cuotas.

Son nuevos

Ahora bien, una vez que los nombramientos se han hecho, la responsabilidad de fijar nuevos contratos y, además, de revisar los anteriores, queda en una mayoría que no tiene ningún nexo con las pasadas administraciones y, por ende, con las empresas. Eso es justamente lo que más preocupa a la oposición. Uno de los problemas más graves que se han venido presentando en los contratos, fue dado a conocer por el presidente muy recientemente.

Los contratos no solo eran leoninos, realmente eran insultos a la inteligencia. Un robo en despoblado a todos los contribuyentes. Para usar una analogía: yo construyo mi casa, con esfuerzo y dinero propios y para ello contrato a una constructora. Cuando termino de construir, sucede que esa casa que yo hice no es mía, es de la constructora. No contentos con ello, ¡tengo que pagar renta a la constructora! ¿Suena absurdo? Claro, lo es. Pero eso pasó con al menos cuatro contratos de gasoductos de miles de millones de dólares pagados con impuestos pero que pertenecen a las constructoras y que se paga por su uso.

Robo en despoblado

Si lo anterior no es una bajeza, no sé qué es. Este tipo de contratos fueron avalados una y otra vez por la CRE. Siempre en detrimento de la nación y a favor de los intereses empresariales. ¿Eso es lo que defiende la oposición? El teatro no quedó ahí. La senadora plurinominal del PAN, Xóchitl Gálvez, como si se tratara de un ariete y respondiendo a los intereses de los dueños del dinero, intentó dejar en ridículo a los propuestos. Tal vez sea su obligación cuestionar a los candidatos, pero de ninguna manera es el humillarlos.

Resultado de imagen para energia memes

El nado sincronizado de nuevo entró en acción. Lo malo es que, cuando los candidatos se defendieron, aquella, la senadora, se transfiguró en pantera y adujo que le faltaban el respeto como representante. Que bajeza. Senadores, diputados, presidente, gobernadores y todos los cargos de elección popular se deben al pueblo, no a la investidura y, tal vez suene raro, pero mientras son candidatos, son ciudadanos y los senadores les deben respeto, pues somos sus jefes. Además, quedó desnudada como una golpeadora y no como alguien que examina.

Lamentablemente las conductas de la oposición seguirán este ritmo. Se oponen a todo sin una mínima conciencia del porqué. Simplemente se oponen y ya. No estudian ni nada que se le parezca. Nos toca, eso sí, como ciudadanos, exigir a todos los comisionados, de lo que sea, que hagan como se debe su trabajo. Es y será una tarea difícil ser ciudadanos. Estar al pendiente de tantas cosas, es desgastante. Ni modo, es el camino que escogimos.

Deja un comentario