La violencia no cede

Por desgracia la violencia sigue con mucha salud. Pareciera que algo no está bien. Y hay muchas cosas que no lo están, entre ellas los gobernadores y su falta absoluta de compromiso para arreglar sus policías. Por desgracia el factor que más pesa en este aspecto ha sido la fractura del tejido social. Las personas fueron obligadas a sobrevivir y fueron terreno fértil para la delincuencia, pues de ahí obtuvieron todo el capital humano que necesitaron. Por desgracia arreglar eso llevará años, no unos meses. Pero, si ya aguantamos 40 años de ineptitud y corrupción, ¿por qué no esperar y dar tiempo a que los programas impulsados desde la 4T maduren y comiencen a reparar todo lo que dejaron mal?

Deja un comentario