La velocidad noticiosa

Vivimos en un mundo completamente acelerado. Un lugar donde una noticia en el otro lado del mundo se conoce en minutos en cualquier punto de la tierra. Pero así como llegan las noticias, tal vez ante el enorme número de ellas, también se pierden de vista muy rápido. En estos días, resulta que solo nos acordamos del escándalo inmediato el de hoy y, tal vez, el de ayer, pero nada más. Ya no nos detenemos a pensar en lo que en realidad pasó o si pasó como creemos. La velocidad de las noticias es más rápida que la comprensión que podemos tener de ellas. Además de que, por desgracia, hay tanto que ver y tan poco tiempo para hacerlo que, ¿quién puede estar al tanto de todo?

Deja un comentario