La jugada maestra de AMLO

La jugada es impresionante. Tanto así que se ha especulado durante dos días la razón por la cual se envió una carta al rey español y al Papa. La derecha sale en defensa de algo irreal. Se olvidan, por un lado, que la historia mexicana está mutilada. Parece que el virreinato no existiera en los libros de historia. Tan solo habría que preguntar en la calle quién sabe el nombre de un virrey. Las respuestas serán en negativo en 99 de cada cien. Nos han metido hasta el tuétano que el mito fundacional es anterior y que la conquista casi ni pasó. Ahora salen a relucir los antiguos enconos que el status quo quiere seguir alimentando: las cosas están bien como estaban.

Justo hace un par de días comentábamos la importancia del pedir perdón. No tanto porque los agravios puedan desaparecer, más bien como un acto de reconciliación. También comienzan a relucir aquellos que felizmente aducen que se está golpeando el avispero. Que México requiere más amigos y menos enemigos en estos momentos de reconstrucción. También se olvidan, como es su costumbre, que somos el producto de la historia y, si esa historia tiene heridas, cerradas o no, se debe empezar con la avenencia de ese pasado que a muchos aún les hiela la sangre con rabia y desesperación. De otros saca su profundo desprecio por el color de piel y otras tantas cosas por el estilo.

La jugada maestra
Tu pide que algo quedará

El estado soy yo

Lo que si es muy visible es quién controla la agenda nacional. Unos ya le quieren dar vuelta a la página. Otros siguen con más de los mismo. Lo que hay que reconocer es que el tema es basto y lleno de aristas que son muy difíciles de leer. A un lado, está la reconciliación que tanto se necesita. Al otro, un pueblo que necesita avanzar. Por una parte, están los mirreyes que nos gobernaron y que eligieron España como morada y aquelarre. En aquel, estamos nosotros viendo con espanto todo lo que hicieron a costillas de nuestro dinero, salud, vivienda y trabajo.

Soy yo el estado. Tú. Nosotros. Ellos. Todos. Muchos malos gobernantes hicieron de este un estado patético que permitió atrocidades de todos los tamaños. Un botón. El estado, nuestro estado, pagado con nuestros impuestos, construía un ducto, pagaba miles de millones por él y, no era el dueño. Ni siquiera se le hacía una adjudicación, se le prestaba o se le rentaba a alguna empresa, nada. ¡Ni madres! Para ser más claro. Se le daba a una empresa, que, además, cobra una renta por el uso de ese ducto que pagamos tu y yo. Doble ganancia. ¡Vaya trastada!

Ya es tiempo

Hoy que todo ello está en la palestra, hay una jugada más en el tablero. La reconciliación nacional con los agravios del pasado, reciente o añejo. Tal vez en algún punto se solicite también perdón a Estados Unidos por el territorio robado, vendido o cómo sea. Igualmente a Francia por la intervención. También nosotros debemos perdonar a quienes hemos insultado diciéndoles indios, nacos, pata rajadas y todas esas linduras que solemos inferir a la menor provocación. Habrá quienes nos deban pedir perdón por exactamente lo mismo. Nos espera un país maravilloso si aprendemos a perdonar. He ahí el meollo del cuento. Por eso se pedía perdón sí, olvido no. Jugada maestra.

Un comentario Añadir valoración

  1. Eugenio Franco dice:

    HOLA. ME ENGANCHO EN EL PRIMER PUNTO, SOBRE TODO PORQUE HE TENIDO UNA AMPLIA DISCUSIÓN EN FACEBOOK SOBRE ESTE ÁLGIDO TEMA. Y LA PREGUNTA QUE YO HAGO PORQUÉ NO, EN LUGAR DE PEDIR PERDÓN AL PAPA, SE LES COBRAN IMPUESTOS IMPUESTOS A LAS IGLESIAS; PORQUÉ NO SE LE EXIGE A ESPAÑA QUE TRAIGA INVERSIONES PARA PROYECTOS PRODUCTIVOS QUE CREEN FUENTES DE TRABAJO. CON ESAS DOS ACCIONES, NOS ACERCARÍAMOS A LA REPARACIÓN DEL DAÑO. PARA MÍ, LO DEMÁS, ES UNA FORMA DE NO IR AL FONDO DEL ASUNTO. NOS SAQUEARON, QUE DEVUELVAN ALGO. ESE ES, CREO, EL PRAGMATISMO QUE SÍ APORTA AL COMBATE DE LA POBREZA.

Deja un comentario