La fase fascista del neoliberalismo

A raíz de un mal comentario, o porque algo no gustó, desde siempre los poderosos han atacado a quienes los atacan. Parece que también es delito estar en contra. Basta recordar el caso de Julian Assange, que es un verdadero disparo a la democracia y a la libertad de expresión. Parece que el neoliberalismo ha entrado en fase fascista. Lo que importa es el modelo económico imperante. Lo que no importa es quienes están en contra. Un mátalos en caliente del siglo XXI se viene gestando. Como siempre, hay un pero, al recordar las reformas llamadas estructurales del sexenio pasado, parece que, al fin, estamos a la vanguardia en temas de fascismo neoliberal.

Deja un comentario