LA DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS DE MORENA

La efervescencia (agitación o excitación grandes) electoral en MORENA está a todo lo que da. Tal vez la sensación de que “ahora sí se va a poder” ha caldeado los ánimos en muchos lugares del País. Sano es que la participación ciudadana inunde el proceso de selección de candidatos a miles de posiciones de elección popular. Es el momento de actuar, de luchar y de ganar; pero, a mi juicio, también es el momento de recordar que MORENA NO ES UNA AGENCIA DE COLOCACIONES.

Todo aspirante a un cargo de elección popular y, en su caso, a ocupar un cargo en las administraciones que de ahí se deriven, debe tener presente, de manera permanente, los principios de nuestra organización. Por ahora haré una somera mención de los mismos, con la intención de que, en futuras, no demasiado futuras, participaciones vayamos desglosando cada una de ellos.

El documento de cabecera de los candidatos debe ser la DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS DE MORENA que empieza diciendo: “No hay nada más noble y más bello que preocuparse por los demás y hacer algo por ellos, por mínimo que sea. La felicidad también se puede hallar cuando se actúa en beneficio de los otros: vecinos, compañeros de estudio o de trabajo, cuando se hace algo por la colonia, la colectividad, el pueblo o el país. Estos actos nos reivindican como género humano, forman comunidad, construyen ciudadanía y hacen de este mundo un lugar un poco mejor. En el México actual, la vida política e institucional está marcada por la corrupción, la simulación y el autoritarismo. A pesar de ello, millones de mexicanos trabajan a diario honesta y arduamente, practican la solidaridad y se organizan para acabar con este régimen caduco.”

Palabras clave: preocuparse por los demás, felicidad, beneficio, comunidad, ciudadanía, corrupción, simulación y autoritarismo.

“MORENA busca la transformación democrática del país. Un cambio en lo político, económico, social y cultural. Esto se logrará imprimiendo principios éticos a nuestra organización y defendiendo los derechos humanos, la libertad, la justicia y la dignidad de todos.” 

“1. Cambiar la forma tradicional de intervenir en los asuntos públicos. La política no es asunto sólo de los políticos. El Partido concibe la política como una vocación de servicio, como un trabajo en favor de la colectividad, como una forma de servir a México. Es una responsabilidad y un compromiso con las aspiraciones democráticas y las causas del pueblo mexicano. Buscamos recuperar la política, hoy envilecida, como un instrumento de transformación de los ciudadanos, participando en los asuntos públicos.” Más arriba, el documento dice que el régimen de opresión, corrupción y privilegios es un verdadero Estado mafioso construido por la minoría que concentra el poder económico y político en México. Ese grupo dispone del presupuesto público y de las instituciones y utiliza la televisión y los medios de comunicación como su principal herramienta de control y manipulación de los ciudadanos. En este punto aún falta mucho por decir, sobre todo en la forma de administrar públicamente los recursos del pueblo. Porque todo, aún la participación ciudadana, puede ser manipulable.

“2. El cambio pacífico y democrático. Busca la transformación por la vía electoral y social”

“3. En MORENA no hay pensamiento único sino principios democráticos en torno a un objetivo común.”

“4. Los miembros de MORENA se inspiran en la historia de lucha del pueblo mexicano.”

“5. Nuestro Partido es un espacio abierto, plural e incluyente, en el que participan mexicanos de todas las clases sociales y de diversas corrientes de pensamiento, religiones y culturas. En MORENA participan mujeres y hombres; empresarios, productores y consumidores; estudiantes y maestros; obreros, campesinos e indígenas. Estamos convencidos que sólo la unidad de todos los mexicanos hará posible la transformación del país.”

“Los integrantes del Partido tenemos derecho a ejercer a plenitud nuestra libertad y el derecho a disentir, procurando expresarnos en público con respeto hacia los demás compañeros. Podemos tener diferencias, pero nos une el objetivo superior de transformar a México como una nación democrática, justa y libre.”

“6. Nuestro Partido reconoce su esencia en la pluralidad; MORENA es respetuoso de la diversidad cultural, religiosa y política a su interior. Nuestra acción individual y colectiva está sustentada en principios de honestidad, patriotismo y reconocimientos de las diferencias para forjar una nueva forma del quehacer público, alejada de los vicios y la corrupción de las prácticas políticas del actual sistema político, cultural y económico.”

“7. Los miembros del Partido se nutren de las luchas y movimientos sociales de México.”

“8. MORENA forma parte de las luchas del pueblo de México, en defensa de la soberanía, el patrimonio colectivo, la dignidad, la justicia, la democracia y el bienestar del pueblo. Luchamos por nuestra independencia y defendemos la soberanía nacional.”

“9. En MORENA trabajamos para generar una nueva cultura y proteger la naturaleza y preservar aguas y bosques.”

“10. MORENA valora el conocimiento y el aprendizaje de las experiencias, tradiciones científicas y culturales propias y de otros pueblos, particularmente los de América Latina y el Caribe.”

“El cambio verdadero consiste en que la sociedad sea capaz de gobernarse democráticamente, lo que implica una revolución cultural y moral.”

“Nuestro principal objetivo es construir una sociedad libre, justa, solidaria, democrática y fraterna.”

Independientemente de si estamos o no de acuerdo con el contenido básico del documento, es un hecho que rige nuestra actuación como militantes, por el solo hecho de serlo, lo asumimos. Ahora bien, ¿qué pasa con los candidatos NO MILITANTES, en qué medida, y con base en qué documento, se van a comprometer a actuar bajo estos principios? Porque, al parecer, en periodo preelectoral los más, y a veces lo único, importante, es sumar, sumar, sumar. La imagen y destino del Partido está en juego. No se trata de ganar como lo hizo el PAN en el 2000, es necesario, desde ahora, prever qué clase de gobernantes y legisladores vamos a poner. A qué principios les son fieles, cuál ha sido su trayectoria (congruente o no) son chapulines o no. En ese caso, ¿por qué esos neo morenos conversos no se vinieron antes a luchar por la construcción del proyecto y se quedaron en sus anteriores posiciones, viviendo de sus partidos y del erario público? A disfrutar de la cena con la mesa servida.

Deja un comentario