HAY DE UNIDADES A UNIDADES

La historia contemporánea de México coloca las elecciones presidenciales de 2018 ante una triple disyuntiva: 1. la unidad de las izquierdas, 2. la unidad de todos contra AMLO, o 3. la unidad del pueblo contra el Sistema PRIANRD y satélites.
Todo mexicano consciente, preocupado por el grave deterioro en que se encuentra nuestro país, en el que privan la violencia, el hambre, la depauperización de las mayorías, el grotesco enriquecimiento de unos cuantos y la entrega de todo lo nuestro a intereses oligárquicos extranjeros y alguno nacionales, debería actuar, como último recurso pacífico, para lograr el cambio verdadero, ejerciendo su derecho al voto.
Hoy todos hablan de UNIDAD, pero… ¿cuál unidad?… yo visualizo tres opciones:
1.- La mal llamada UNIDAD DE LAS IZQUIERDAS. Promovida por algunos sectores, que pretende volver a la vieja fórmula de PRD-PT-MC, incorporando a la primera fuerza política actual: MORENA. Sin embargo, dado el carácter “chapulinezco” de esos tres partidos, a los que da igual con quien aliarse, con tal de obtener posiciones políticas o conservar su registro, se puede descartar porque sería mezclar el agua con el aceite.
2.- La Unidad de todos contra AMLO. Fuerza poderosa adquiere la tendencia a unir al PAN, PRD, MC, Verde, NA, ES, EZLN e Independientes sin posibilidades reales de ganar, con decidido apoyo del INE y de los poderes fácticos (Iglesia Católica y Medios de comunicación masiva). El objetivo: dividir la oposición para dejar, nuevamente, libre el camino al PRI o, en su caso, la simulación de la fallida alternancia, con el regreso de la derecha al poder (PAN)
3. La unidad del pueblo contra el Sistema (PRI, PAN, PRD, SATÉLITES, EZLN Y CANDIDATOS DISQUE INDEPENDIENTES), es decir, los ciudadanos y MORENA, incluyendo a militantes de otros partidos que entiendan, por fin, que los votos para esos organismos políticos son, en realidad, para el opresor, y que sus intereses no están representados por sus cúpulas.
Y dicen por “ay”: los últimos serán los primeros. MORENA, el último partido verdadero que obtuvo el registro, está a punto de lograr derrocar al Sistema por la vía electoral. Mucho es lo que tendrá que pasar, y mucho más lo que tendremos que hacer, pero las posibilidades son reales. Hay quienes insisten en las redes sobre el valor de sumar, sumar, sumar… y yo coincido, pero hay que saber a quién sumar. El movimiento es del pueblo, por el pueblo y para el pueblo, y son los intereses de todos los que están en juego. Si, vamos a sumar al pueblo, al noventa por ciento de los ciudadanos que se tienen que repartir el diez por ciento del Producto Interno Bruto Nacional. Sumar a campesinos jornaleros, integrantes de los pueblos originarios, obreros, empleados, artesanos, comerciantes en pequeño, policías, soldados, artistas, intelectuales, maestros, estudiantes, desempleados. Es ahí donde le encuentro sentido a la expresión sumar, sumar y seguir sumando. Y también es ahí donde encuentro sentido a la palabra UNIDAD.
Aun así, sumando y uniendo los esfuerzos de todos esos sectores, nos puede ocurrir lo que acaba de suceder en el Estado de México: el atraco de los órganos electorales. Ante tal eventualidad, solo nos quedará la cuarta unidad: la de todos por derrocar al gobierno por la vía que sea………………………

Un comentario Añadir valoración

  1. Filipo Ocadiz Cruz dice:

    Le apuestan a la suma cero, cuando eso ni existe

Deja un comentario