Falda y pantalón

Se ha dado un paso fundamental en la equidad de géneros en la Ciudad de México. Algunas mentes muy obtusas se han opuesto. Con mis hijos no, claman. Pero nadie les ha impedido ser misóginos, homófobos e inseguros, lo podrán seguir siendo en la comodidad de su hogar. Eso sí, las niñas y los niños tendrán la capacidad de liberarse y asumirse como miembros de una sociedad que aspira a la igualdad.

Deja un comentario