El poder (per)judicial

Parece manda, pero en cuanto la Fiscalía o la Unidad de Inteligencia Financiera o cualquier otro hace un movimiento para comenzar a indagar el pasado, destapar alguna corruptela o cualquier cosa similar, siempre hay un juez más que dispuesto a actuar raudo y veloz para obsequiar sendos amparos en contra de lo que sea. El poder judicial ha resultado sumamente perjudicial para lograr esa justicia tan anhelada por todos los mexicanos. A este paso nunca sabremos quiénes fueron los culpables del saqueo. Eso sí, como sociedad, como pueblo, tenemos derecho a exigir un poder judicial que haga lo que debe hacer y, los que estén embarrados de la corrupción pasada, terminar encarcelados junto con sus cómplices.

Deja un comentario