El cerco informativo

Mientras los intereses de los empresarios de los medios de comunicación y los del gobierno eran los mismos, es decir, mientras fluyeran los recursos etiquetados como “no pago para que me peguen”, todo era maravilloso. Las noticias se adecuaban al gobierno y la realidad era dejada de lado. Nunca importaron los pobres. Tampoco eran nota los homicidios y, si lo eran, era para revictimizar a los muertos. Menos todavía era importante que no hubiera trabajo o lugar en las escuelas, se pusieron del lado del gobierno y prefirieron llamar ninis a quienes no podían conseguir trabajo o seguir estudiando.

Hoy que la 4T ha cambiado las reglas del juego, entonces sí, ahora si ven lo que antes no vieron. Contra ese gran monstruo hay que luchar. Es un leviatán moderno que está detrás de todo y su poder corruptor está detrás de cada uno. Hay que romper el cerco informativo y debemos hacerlo desde el lugar que se pueda.

Deja un comentario