Dos lecciones

Lo sucedido en Ecuador también tiene repercusiones en nuestro país. Lo primero y más importante es, sin duda alguna, que el proceso para elegir a quien será el próximo candidato a la presidencia de la república, no solo debe contar con el apoyo popular, también con credenciales que acrediten que, en caso de ser así, continúen con las políticas que apenas se están sentando en nuestro país. La segunda lección que nos deja ese proceso tan duro, donde ciudadanía y gobierno se sentaron a negociar solo después de choques violentos y disturbios generalizados, que cuando el pueblo manda no hay quién se le pueda poner enfrente. Por supuesto, no hay que creer que, una vez que se ha superado la pobreza, en automático somos todos fifís. Las mayorías también se equivocan y nos pueden dejar gobiernos que a la sombra del dinero, son capaces de hacer un regreso de los peores prácticas del capitalismo salvaje, hoy denominado neoliberalismo.

Deja un comentario