De lo macro a lo micro

Todo pareciera indicar que, ahora sí, todo va de mal en peor. Las cifras nos dicen todo aquello. El mal está entre nosotros. Pero nada hay más lejos de la realidad que eso. El dinero que antes se iba para hacer parecer que la macroeconomía iba bien, ahora se va a la microecnomía. Todo apunta a que los viejo analistas no alcanzan a tener una compresión, digamos mediana, de lo que sucede. El paradigma neoliberal se ha roto. Lo que importe es la gente y, todavía más, sus bolsillos. Cómo impacta esto a la economía de antes, es todavía un misterio. Es la primera vez que una cantidad importante del presupuesto se destina no para hacer más ricos a los ricos, sino para hacer menos pobres a los pobres. Lo que venga ya es ganancia.

Deja un comentario