Berlín esquina Liverpool

Nadie en su sano juicio pensaría que es mentira. Tampoco se puede probar tan fácilmente. La realidad es que no se puede dudar ni un poco. El periódico Eje Central ha sacado una investigación que ha dejado a más de uno con el ojo cuadrado. La operación Berlín ha salido a la luz. Nombres, hombres y empresas están embarrados. Todos hasta el cuello y, claro, todos negandolo.

Más o menos es muy similar a la trágica historia del desafuero. Ese primer intento foxista por eliminar a un rival político. Sucia treta que culminó peor cuando llegamos al peligro para México. Polarización en todo lo alto. Las élites haciendo lo de siempre, asumiendose como la salvación ante un pueblo inculto e ignorante que debe ser salvado de sí mismo. La historia demostró que ellos son muy peligrosos. Corruptos e hipócritas, eso sí lo son.

Algo para recordar

Cuando el desafuero salió como tema en la pasada campaña presidencial, todos los involucrados eran blancas palomas. Nadie fue culpable. Es más, todos defendieron a Andrés Manuel ante la acometida presidencial. Fox era el malo de la película. Unos eran héroes y solo quedó un villano. Ajá.

Hoy se ve una historia casi igual. Nadie sabe, nadie supo. Todos los involucrados se hacen a un lado. Lo cierto es que había una campaña negra, sobre todo en redes sociales que, por cierto, no ha parado. Todos, muchos, vimos los carteles. Ningún poste quedó a salvo de la campaña de pejeleaks. Es un hecho innegable que se necesitaron ingentes cantidades de dinero para orquestar una ofensiva de ese tamaño. Las pruebas están ahí.

Se pone peor

Debemos, ya se sabía, sumar la campaña negra de los supuestos documentales, con el mismo modus operandi. Camiones y microbuses circulaban por cada ciudad del país, llevando en sus costados el espectacular anuncio del populismo en América Latina. No decía dónde ni cuándo se iba a exhibir. ¿Alguien lo ha visto?

Una gran cantidad de dinero fluyó para intentar evitar lo inevitable. AMLO ganó la elección y por mucho. Cierto es que la polarización existe. Hay chairos contra fifís. No se puede negar. Pero tampoco se puede negar que unos son una gran minoría. Tal vez no podamos hablar de polarización cuando hay uno contra diez, es injusto. Pero de que lo hay, ni dudar.

Ellos empezaron

Algo también es muy cierto, no somos nosotros, los que acompañamos la 4T los que iniciamos esto. Las élites aún hoy lloran por su lugar perdido. Ya no son intocables. Acusan a todos de ser bots y hasta hacen investigaciones dizque serías para probar sus dichos. La mesura deberá prevalecer en los muchos. Ellos no pararan los ataques y cada día serán más temarios.

No somos autómatas. De verdad que no somos bots. Escuchar sus alegatos es como escuchar justificaciones de un niño que no hizo la tarea. Somos el pueblo que nunca recibió las mieles del poder. Ese que algunos creen solo suyo.

Un comentario Añadir valoración

  1. Eugenio Franco Maass dice:

    Por lo que veo, lo están logrando. Enfrascar a la población en discusiones bisantinas, sobre hechos del pasado cuyos efectos, afortunadamente, no fueron sustanciales al proceso. Es desviar la atención sobre lo esencial. ¿La 4T está funcionando o no?. ¿La democracia permea a los gobiernos morenos en sus tres niveles?
    ¿La corrupción se está atacando a fondo o solo mediáticamente?
    ¿Dónde está la fuerza morena? Una representante de los empresarios es la presidenta del partido. Un Empresario corrupto es el Jefe de la Oficina de la Presidencia, Un exjefe de gobierno, amigo de Juliani, maneja las relaciones exteriores, Un pro-transgénicos en el gabinete, un destacado directivo de TVAzteca se hará cargo de la educación, un historiador se hará cargo del Fondo de Cultura Económica, un miembro destacado del gobierno de Fox es nuestro flamante Fiscal General de la República, que ya está empezando a dar muestras de capacidad de dejar libres a los detenidos (caso Guanajuato), un exgobernador priísta, cacique en su tierra, se le sube a las barbas a AMLO desde la Coordinación parlamentaria en el Senado. Cuál 4T. Pocos, junto con AMLO, se salvan de la debacle que se nos viene. ¿Y la militancia, apá? bien gracias, repartiendo periódicos y esperando sus apoyos asistencialistas. Y que conste, es autocrítica, soy de MORENA, y estoy muy triste, aunque no por ello, desmotivado a seguir luchando por el cambio verdadero.
    P.D. Te fijaste que circula versión de Eugenia León de la canción La Paloma Constitucionalista, en la que cambió a Juárez por Madero. Honestamente, qué vergüenza. El indígena oaxaqueño por el hacendado norteño. No hay moral.

Deja un comentario