¡Ay, mis impuestos!

Al fin acaban de descubrir que las calles se hicieron para protestar. En realidad protestan porque no saben qué es lo que pasa. No tienen una idea clara del México en el que están. Atrás quedó ese país en el cual ellos, los privilegiados, tomaban las decisiones. Los mismos que pensaban que tenemos el cerebro chiquito, se han dado cuenta que son minoría. Ellos ahora se erigen, como si eso fuera cierto, en los salvadores de la patria. Y sí, serán los salvadores de la nación cuando empiecen a pagar, como se debe, sus impuestos.

Deja un comentario