¡Al diablo sus instituciones!

No hay una que se salve

Hoy lloran porque sus instituciones caen de a poco. Muchas se están renovando. Otras están cambiando. Lo cierto es que ninguna cuenta con apoyo popular, por más que griten y muchas más ni siquiera son conocidas por nadie.

Deja un comentario