24 millones

Desde la nueva perspectiva, los programas sociales ya no sirven para la compra del voto, ahora son para que las personas hagan todo aquello que les estuvo vedado durante años. El neoliberalismo nos enseñó que solo el esfuerzo individual haría a la gente productiva y rica. Aunque todos los estudio indicaran lo contrario, hasta los programas sociales llevaban ese sesgo: si no hace no te doy. Hoy el dinero ya no fluye alegremente arriba. Se trata que el dinero sirva para las personas y no para un grupo. Así, la 4T ha alcanzado a 24 millones de personas que, muy seguramente, saldrán de la condición de pobreza y harán que la economía vuelva a ser lo que antes era.

Deja un comentario